¿De quién son las playas en México?

Por María Dolores Del Río. Noviembre 2017

 

Todo lo que se considera un Bien Nacional significa que es de todos los mexicanos, y de la última marea hasta 20 metros tierra adentro, las playas son un bien público. Eso significa que nadie puede impedirte disfrutar de ellas, pero sucede.

Y sucede en muchos estados. Sonora no es la excepción.

Hoteles, restaurantes, casas privadas, y cualquier otro negocio que construya antes de esos 20 metros te puede impedir el paso o hasta cobrarte por llegar a la playa, porque al final pasarías por su propiedad.

Es el gobierno federal, a través de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Profepa (La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente) las encargadas de dar permisos y supervisar que se cumpla la ley y el derecho de los ciudadanos.

Pero hasta hoy, en el caso de Sonora, ni el Estado ni los municipios tienen clara su responsabilidad, y con mucha facilidad se lavan las manos diciendo que no tienen ni injerencia ni capacidad jurídica para respaldar a los visitantes.

Por eso Movimiento Ciudadano, está tratando en el Congreso del Estado, a través de su diputado local, modificar la Constitución para que los gobiernos municipales tengan atribuciones para ordenar, y reglamentar el derecho de los ciudadanos a disfrutar de nuestras playas.

¿Qué tendrían que hacer, si se aprueba la reforma constitucional? Garantizar los accesos cada ciertos metros, así no entraremos por los hoteles pero tendremos derecho a la misma playa; poner orden y evitar los abusos.

No existen las playas privadas en nuestro país.

Publicado en: Blog

Maldita Política.

Por: María Dolores Del Río

Octubre 2017

 

Los terremotos recientes volvieron a poner en la mira de los ciudadanos a los políticos (en realidad han estado en la mira y en el enojo de los ciudadanos en los últimos años); la devastación en ciudades de los estados de Chiapas, Oaxaca, Morelos, Puebla, y la Ciudad de México fue un acto de la naturaleza, no del hombre, en algunos casos la corrupción generó que la desgracia fuera mayor, al caerse edificios que no contaban con las especificaciones técnicas reglamentadas, pero muchas casas se cayeron por la intensidad de los sismos, sólo por eso. Hoy miles de damnificados perdieron su patrimonio, algunos a sus familiares y el país entero esta conmocionado ante el dolor y el miedo de quienes vivieron estos sucesos.

Maldita política y malditos políticos. En este país todo sucede por culpa de ellos. O casi todo. Si hay que enojarnos con alguien debe ser con ellos. Y no es para menos el enojo ciudadano, la corrupción y la impunidad política en México nos pone en el primer lugar de América Latina (por encima de Venezuela…); pero te pido un momento, solo un momento, para reflexionar las siguientes ideas:

¿Te acuerdas del terremoto del 85? ¿Lo viviste? ¿Ya habías nacido? En ese tiempo sucedieron dos cosas, los ciudadanos salieron a ayudar (de la misma manera que lo hicieron en esta ocasión) y el gobierno se quedó paralizado, mostró su incapacidad para reaccionar, y cuando reacciono lo hizo mal. Era la época del priismo total, gobierno federal, estados, la gran mayoría de los municipios y los congresos estaban dominados por el PRI. El PRI era el sistema político mexicano.

El terremoto provoco un sismo político a la que le siguieron reformas política, que llevaron a la alternancia en los estados, en la Presidencia de la República, en un nuevo escenario en el Congreso. La época de la democracia.

Luego se inundó de más corrupción. Y la corrupción alcanzó a muchos políticos de distintos partidos. Y cuándo el dinero no se utiliza en lo que se debe de utilizar, el país y los estados dejan de avanzar, las oportunidades se detienen, y hoy vivimos en un país más inseguro, más corrupto, más desigual. Pero democrático.

Y aquí quiero que nos detengamos.

El 2017 está obligando a entrar en una disyuntiva: nuevas reglas, que pueden ayudar a hacer de nuestra democracia, una democracia más fuerte y con resultados hacia los ciudadanos, o regresamos al autoritarismo de antes del 85:

  1. No hay duda que la democracia debe costar menos a los ciudadanos. Las campañas deben ser más austeras. Las instituciones y los partidos políticos deben ser austeros y transparentes. Pero si se retira el recurso público para sostener la democracia, saltan las siguientes  preguntas ¿con qué y de quiénes será el dinero con el que operará?, ¿si desaparecen los partidos políticos, seguirá siendo México un país democrático? La democracia se sustenta en instituciones que la vigilan, en partidos políticos que ofrecen sus programas y ciudadanos que participan y deciden. Cualquier elemento que se elimina la debilita más o la desaparece.
  2.  No hay duda que la corrupción está cimbrando a México. Llego a un límite intolerable. Es cierto que durante décadas la sociedad fue permisiva, era casi normal que alguien que llegaba al gobierno se aprovechara de su puesto. La honestidad no era la principal virtud que buscaban los ciudadanos en sus candidatos. Hasta que se dañó el sistema político y  el ciudadano se dio cuenta que la corrupción es la causa y origen de los problemas de nuestro país. Las voces ciudadanas por transparentar y vigilar el recurso público hoy están teniendo ciudadanos y políticos que escuchan. El terremoto que acabamos de vivir puede acelerar estas transformaciones.
  3. No hay duda que  hay que eliminar los privilegios que los funcionarios y políticos acumularon. El fuero para los diputados que surgió para blindarlos de lo que decían y discutían se convirtió en blindaje de fechorías de los pillos encumbrados en la política y hoy tienen fuero no sólo los legisladores, sino un gran número de funcionarios de primer nivel, pero además al sueldo se les sumó condiciones laborales que no tiene el resto de la burocracia, seguros de vida, de gastos médicos, gasolina, viáticos, carros, y convirtió a las dependencias de gobierno en estructuras obesas en gastos administrativos en demérito de su operación.

Este momento requiere de seriedad en las decisiones:

  1. Una democracia austera, requiere de nuevas reglas de equidad.
  2. Los gobiernos deben reducir sus gastos en publicidad y promoción de sus gobernantes, y solo mantener aquella que tenga que ver con los programas que beneficien a la sociedad.
  3. Se deben eliminar los privilegios de los altos funcionarios. Es un privilegio servir al país.
  4. Los funcionarios corruptos deben ir a la cárcel. Se debe eliminar el fuero para que no huyan de la justicia una vez que están fuera de sus cargos.

Todos los ahorros que se hagan en este momento para la reconstrucción de las ciudades afectadas por el sismo debe quedar claro a que bolsa  y bajo que reglas de transparencia se va a ejecutar, porque de lo contrario corremos el otro riesgo, que en lugar de caminar hacia adelante, retrocedamos años y décadas; el PRI tendrá el dinero en su bolsa para decidir, hacer y deshacer, y ya nos ha demostrado que decide, que hace y que deshace…cuando está solo.

Que el 19 S del 17 sirva para avanzar como sucedió con el  19 S del 85.

 

Publicado en: Blog

Entre más trabajan, más les quitan.

Tomada de la red.

Por: María Dolores Del Río.

Julio 2017.

Hay dos cosas que la democracia en nuestro país no ha resuelto, la inseguridad y la desigualdad económica.

El sistema democrático no es un mal sistema, en teoría la gente decide libremente a sus representantes y participa de las decisiones políticas. El problema de México es que la corrupción invadió el ámbito político y alteró las formas de la democracia.

México es uno de los países más desiguales de América Latina, 10% de las familias mexicanas concentran la riqueza del país, mientras que 46% de mexicanos viven en pobreza. En Sonora, hay 100 mil personas que viven en pobreza extrema y 770 mil que viven en pobreza.

¿Cómo pueden elegir en libertad los millones de mexicanos que viven en pobreza extrema? El sistema los empobrece, durante las elecciones les llegan con dádivas que mitigan el hambre y la desesperación, y pasadas las elecciones se ofrecen programas de combate a la pobreza, que sólo son paliativos porque finalmente los siguen viendo como parte de un sistema clientelar que les sirve para ganar elecciones.

La clase media que aspira y trabaja para mejorar su condición, que envía a sus hijos a las universidades, que inicia y emprende negocios, que trabaja como asalariado, que todos los días enfrenta el reto de sacar adelante a su familia y su país, es sobre la que ha recaído muchas de las decisiones de los diputados y senadores del PRI y del PAN, como la reforma Hacendaria y la Energética, que lejos de generar mejores condiciones económicas han tenido un impacto negativo en el poder adquisitivo, la clase media entre más trabaja, más les quitan.

Cuando la desilusión le gana a la clase media, la esperanza de cambio en el país también se detiene. La abstención electoral de estos hombres y mujeres, conlleva el riesgo de que la situación se mantenga igual o empeore.

La abstención de la clase media les conviene a los políticos corruptos. Si queremos tener esperanza necesitamos ciudadanos participando de la política, ciudadanos que se atrevan a poner un pie en la política. Esos mismos ciudadanos valientes que marchan, escriben en las redes sociales, que no se callan.

Publicado en: Blog

Que no nos gane el miedo

Por: María Dolores Del Río

Mayo 2017.

Después del terrible asalto que sufrió una familia en la carretera a Puebla; de los robos que se viven en nuestro estado, algunos con mucha violencia, después de leer o escuchar las noticias que nos inundan de información sobre la inseguridad que se vive en nuestro país, uno siente una gran impotencia.

La inseguridad no solo nos preocupa y asusta, también limita nuestra libertad: libertad para transitar por las carreteras, para caminar por las calles, para reunirnos a la hora que nos dé la gana.

La responsabilidad más importante que tienen los gobiernos es garantizarnos la seguridad, no queremos que se echen la bolita o se laven las manos, mucho menos que responsabilicen a las víctimas, encontrando excusas a los delitos que se cometen.

Si las estrategias están fallando que las corrijan.

Hoy, igual que hace unos años (2008), aplica la frase del empresario Alejandro Martí, cuando se dirigió a los entonces gobernadores y presidente de México: “Si no pueden, renuncien”.

Según un estudio dado a conocer por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, Ciudad Obregón se encuentra entre las 50 ciudades más violentas del mundo, y la percepción de inseguridad ha aumentado en muchas ciudades de Sonora.

Pero a nosotros, como ciudadanos, nos queda exigir, señalar, compartir información, unirnos, participar. Denunciar.

En caso de ser víctima, denunciemos, para que las estadísticas  reflejen la realidad que vivimos.

No dejemos que nos gane el miedo.

Publicado en: Blog

¿Tú ratificarías a tu alcalde?

Por: María Dolores Del Río

Marzo 2017.

Los ciudadanos cada tres años van a las urnas para elegir presidentes municipales, siempre con la expectativa de elegir a alguien mejor que el anterior, que se haga cargo con seriedad de los asuntos de las ciudades y las comunidades.

El periodo de gobierno municipal son sólo tres años, eso ha limitado tener una visión de largo plazo que permita construir un proyecto constante; además, la competencia electoral no termina con la definición del ganador, la mayoría de las ocasiones incluso siendo del mismo partido político, los nuevos alcaldes compiten con el anterior, haciendo cosas distintas o simplemente cambiando hasta los nombres de los programas para poder diferenciarse.

En Sonora, se ve un deterioro de las ciudades. Igual en Cajeme que en Hermosillo las calles están destruidas por los baches; el temor por la inseguridad se vive en Nogales, en Navojoa, en Cananea o en San Luis Río Colorado; un gran número de municipios se han ido quedando solos por la falta de empleo para jóvenes y viejos.

En su mayoría los municipios en Sonora, no han avanzado al nivel de otros municipios del norte del país. En momentos han dado pasos hacia adelante, y luego esa falta de continuidad los hace retroceder.

¿Qué pasaría si los alcaldes a la mitad de su gobierno fueran evaluados por los ciudadanos? Que esa evaluación les dijera si se quedan o se van.

La agenda de Movimiento Ciudadano incluye además de la Eliminación del Fuero, la inclusión de la Ratificación de Mandato para gobernador (a) y alcaldes.

El diputado Carlos León propuso en el Congreso una reforma constitucional que permita sea contemplada como parte de la Ley de Participación Ciudadana.

Si queremos que las cosas cambien en Sonora, necesitamos cambiar las reglas. Más poder a los ciudadanos, y más evaluación a los funcionarios.

¿Tú ratificarías a tu alcalde?

Publicado en: Blog

Plan para salvar a México

Por María Dolores Del Río.

Diciembre 2016.

Si nos gana la desilusión, sólo pensaremos en aquellas noticias que nos dejan aturdidos: la crisis económica, la devaluación del peso frente al dólar, los sueldos de los funcionarios de gobierno contra los 7 pesos de aumento al salario mínimo, la corrupción política que no termina, etcétera.

Hagamos de esta información nuestra motivación para construir nuestro plan, la única condición es creer firmemente que lo podemos lograr.

  1. Salvemos a México desde las ciudades.

Después de lo que hemos vivido en los últimos años sería ingenuo pensar que un sólo hombre o mujer pueden transformar el país, como algunos partidos políticos nos quieren hacer creer. Menos con una visión centralista que no refleja la diversidad cultural, económica, étnica de las regiones del país.

En este contexto, es más importante quién gobierna las ciudades a quién gobierna todo el país.

  1. Salvemos a México desde los ciudadanos integrados.

El reto es vencer la apatía y reconocer el poder personal de los individuos cuando nos unimos, agrupamos y organizamos en causas comunes o para enfrentar los problemas de nuestras colonias.

Los ciudadanos somos el primer eslabón para cambiar a México.

  1. Salvemos a México desde los ciudadanos informados.

Hablemos y discutamos de política. Entre más informados estemos de los asuntos públicos y compartamos nuestros puntos de vista con amigos, compañeros de trabajo, vecinos, más poder ciudadano tendremos.

Los ciudadanos informados influimos en otros para salvar a México.

  1. Salvemos a México con las redes sociales.

Vivimos una época de nuevas oportunidades para comunicarnos entre nosotros. Las redes sociales han abierto esa posibilidad y las voces ciudadanas han resonado tan fuerte como los medios de comunicación tradicionales.

Las redes sociales son hoy una herramienta ciudadana para salvar a México.

¿Estás dispuesto a salvar a México? Necesitamos ciudadanos valientes y políticos honestos.

Publicado en: Blog

La corrupción política es el lastre de México

Por María Dolores Del Río Sánchez.

Septiembre 2016.

México es de los países más corruptos del mundo. Así de fuerte y vergonzoso. Según el Índice de Percepción sobre Corrupción que realiza Transparencia Internacional nuestro país se encuentra en el lugar 105 entre 176 naciones. Desde fuera nos ven igual que a Kosovo, Mali, Albania.

Los mexicanos percibimos que los problemas económicos y sociales por los que atraviesa México tienen que ver con la corrupción, pero ésta no sólo es un asunto de ética y moral sino que la corrupción se ha convertido en un obstáculo para el progreso. El dinero público, dinero de nuestros impuestos, al irse a las bolsas personales de funcionarios, deja de llegar a las escuelas, hospitales, parques, carreteras y a las calles.

Lo más vergonzoso para nuestro país es que la corrupción se ha convertido en un ejercicio sin consecuencias. En campaña la promesa de castigar a los corruptos se utiliza como discurso mediático para ganar votos, pero llegando al poder la complicidad se manifiesta con tardanza, silencio y olvido.

Esta es una de las razones por la que los ciudadanos sienten gran desilusión por la política, los políticos y los partidos. Es ese sentimiento de que no pasa nada.

En momentos como los que hoy vivimos, con más acceso a la información, con mayor posibilidad de influir, con las redes sociales como instrumento de poder, los ciudadanos podemos lograr que las cosas sean distintas.

En nuestra agenda ciudadana el tema del combate a la corrupción y la participación ciudadana son nuestra prioridad. Por eso es que nuestros regidores y diputado ciudadanos impulsaron la creación de la comisión en el Congreso local y en los cabildos, es por eso mismo que impulsamos la eliminación del fuero para que un funcionario público no tenga el privilegio de la impunidad. Los ciudadanos que hoy llegaron a representarnos están poniendo esos temas en la discusión pública.

Entre más ciudadanos hablemos, compartamos información, denunciemos, será más probable que las conductas de los políticos cambien.

Publicado en: Blog

Suscríbete

al boletín de Ma. Dolores del Río y recibe sus video columnas y las últimas noticias directo a tu email.

Movimiento Ciudadano Sonora 2017 / sonora@movimientociudadano.mx